jueves, 1 de octubre de 2009

El desarrollismo de la mano de Frondizi

El desarrollismo surge como un proyecto de política económica de gran difusión en la de década del 50 propuesto por un grupo de intelectuales que luego fue utilizado durante la presidencia de Arturo Frondizi, al asumir en el año 1958. En mayo de ese año, el secretario de Relaciones Economico-Sociales, Frigerio puso en marcha el modelo, cuyo objetivo principal estaba enfocado hacia el crecimiento industrial de, por ejemplo, industrias básicas como la petrolera, química, celulosa, siderúrgica y de maquinaria. De esta manera, se abastecería la industria liviana de los bienes necesarios y terminaría con la dependencia extranjera y generaría un mercado interno en continua expansión. Este sistema a su vez especulaba diversas ventajas: se aprovecharían los recursos naturales e integraría las regiones del país formando una economía verdaderamente nacional reemplazando las importaciones por artículos elaborados en el país; la producción agropecuaria se beneficiaria con la abundancia de energía, maquinarias, combustibles y productos químicos que aumentaría la producción debido a la tecnificación y modernización del sistema, que a su vez, aseguraría la satisfacción de las aspiración de todos los sectores. Sin embargo, para llevar a cabo el proyecto, se necesitaba una fuerte infraestructura que la proveyera de materias, combustibles y bienes de capital para que la industria liviana siguiera creciendo y pueda cubrir la demanda interna y ampliar el mercado para las exportaciones optando también por las exportaciones no tradicionales. Además se plantearon dos alternativas de obtener el capital necesario para lograr estos objetivos, el primero era una drástica reducción del consumo interno y ahorro forzoso o el endeudamiento externo. El gobierno por otra parte debía atraer los capitales extranjeros ofreciendo una serie de beneficios como podrían ser máximas garantías jurídicas. Pero la apelación a capitales extranjeros en este caso, no proponía empeorar el déficit sino que serviría para explotar nuestros propios recursos naturales, establecer industrias básicas, construir caminos, radicar industrias en el interior del país y explotar nuestras fuentes de energía.

Otros objetivos secundarios fueron la recuperación de caminos, los transportes ferroviarios y automotor y las comunicaciones en general.





Ante la debilidad politica del gobierno de Frondizi debido a la oposición de las fuerzas armadas, entre otras razones, el presidente toma una serie de decisiones descriptas en este video a partir del minuto 2:45:
el aumento de salario del 60%,
el dictamen de leyes que favorecen la radicacion de capitales extranjeros,
los acuerdos de explotacion petrolera con empresas europeas y americanas,
el estímulo de inversiones en "areas estrategicas" (celulosa, automotriz, siderurgica).

2 comentarios:

  1. Es una descripción completa de los objetivos y medios de la política económica desarrollista pero no hacen referencia a los resultados.

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, Frondizi luego optó por recuperar la economía del País a cuestas de la sociedad: redujo el gasto público para pedir préstamos al FMI y así estabilizar la balanza de pagos. Por otro lado, aumentó otras tarifas públicas (como los transportes y servicios de gas, petróleo y electricidad). De esta forma hubo una superinflación, la moneda se devaluó y finalmente, la calidad de vida fue empeorando.
    Esto trajo el descontento de la sociedad, ahora empobrecida que comenzó, a través de huelgas y manifestaciones a protestar contra el Gobierno de Frondizi que, al final, traía más problemas que soluciones. Los reclamos fueron acallados con violencia por parte del Gobierno que a su vez recurrió al Ejército para esta tarea.
    La sociedad estaba dividida entre los peronistas, a quienes Frondizi daba más beneficios para ganar su confianza, y los grandes empresarios que estaban disconformes con este favoritismo. Al final, no todo fue color de rosa.

    ResponderEliminar